El último adios a la última mariposa

Bethania Apolinar y Adriana Peguero
Santo Domingo 
El presidente Danilo Medina y el expresidente Leonel Fernández lamentaron ayer el fallecimiento de Bélgica Adela Mirabal, doña Dedé, a quien definieron como un símbolo y una madre ejemplar.
Medina dio gracias a Dios porque permitió que pudiera vivir casi 89 años de edad y añadió que ahora hay que darle apoyo a su familia que ha perdido a un gran ser.

El mandatario y la primera dama, Cándida Montilla de Medina, acudieron a la funeraria Blandino, donde dieron el pésame a los familiares de la última sobreviviente de las hermanas Mirabal.

“Es una muerte lamentable. Es la última que nos quedaba de las Mirabal, pero ella tuvo una edad bien avanzada y hay que darle gracias a Dios el tiempo que la dejó con nosotros. A ella le sobreviven sus hijos, una gran familia. Ahora lo que hay es que darle solidaridad y muestras de apoyo a sus hijos, pero ese es un proceso natural; venimos a la vida para morir en algún momento”, reflexionó el jefe del Estado.
El mandatario agregó “que unos se van primero y otros luego, pero al final todos nos vamos”.
Medina llegó a la funeraria a las 5:00 de la tarde y se marchó 45 minutos des pués. El gobernante conversó durante largo rato con los deudos directos de doña Dedé Mirabal, con allegados y amigos de la familia.
Antes de marcharse, el presidente visitó las capillas C y F de la funeraria Blandino, donde eran velados los cadáveres de Ramón Sánchez y Rafael Francisco Salcedo, a cuyos parientes por igual les dio el pésame.
De su lado, el expresidente Fernández manifestó que se siente estremecido por la partida de doña Dedé, a quien vio hace apenas tres meses y estaba física y mentalmente activa.
“Yo no podía sospechar que tres meses después doña Dedé iba a fallecer. Ella es un símbolo de la República Dominicana y el pensar que es la última de las hermanas Mirabal que pasó por la angustia de ver a sus hermanas asesinadas y luego tener que asumir el peso de la familia, la convierte en un símbolo de patriotismo y de maternidad”, dijo.
Fernández resaltó que doña Dedé fue quien crió una generación de seis hijos que dejaron sus hermanas huérfanos, por lo cual en ella se resume una simbología de amor, de patriotismo, de libertad y de luchas.
“En fin, hemos perdido a una gran mujer en la República Dominicana que nos representaba a todos y por tanto la República Dominicana está entristecida y está de luto”, puntualizó.
Doña Dedé, madre del exvicepresidente Jaime David Fernández Mirabal, falleció a primera hora de la tarde del sábado, a los 88 años de edad, por problemas respiratorios.
A finales de octubre pasado había perdido a su hijo Jaime Rafael Fernández Mirabal (Jimmy), quien falleciera en Estados Unidos.
Le sobreviven sus otros hijos biológicos Jaime Rafael, Jaime David Fernández Mirabal, así como los seis hijos de sus hermanas asesinadas que los hizo suyos.
El cadáver de la última sobreviviente de las hermanas Mirabal fue velado en las capillas A y B de la funeraria Blandino de la avenida Abraham Lincoln, donde desde que su cuerpo fue expuesto hasta que fue cerrado el servicio, permaneció un “mar humano”.
De hecho, el tránsito por la avenida Abraham Lincoln se vio afectado, por la cantidad de vehículos que continuamente intentaban ingresar a las instalaciones de la funeraria en largas colas.
Las visitas
Dirigentes políticos, empresarios, periodistas, historiadores, funcionarios y exfuncionarios, visitaron la funeraria para darle el pésame a la familia Mirabal.
Entre ellos se destacan la exvicepresidenta Milagros Ortiz Bosch, el exdiputado Alfredo Pacheco; el ministro de Defensa, Sigfrido Pared Pérez; el presidente del Partido Revolucionario Dominicano, Miguel Vargas.
Duelo
La Alcaldía del municipio de Salcedo declaró una semana de duelo desde ayer por el fallecimiento de Dedé Mirabal.
Sus restos serán sepultados hoy a la 4:00 de la tarde en el cementerio de su ciudad natal. Su hijo mayor, Jaime Enrique dijo que la muerte de su madre le causa una gran tristeza, porque fue un ser excepcional para toda la familia Mirabal. 
(+)
MINOU TAVÁREZ LE DEDICA UNA CARTA FINAL

Ayer en medio de una misa de cuerpo presente que ofició el sacerdote jesuita Pablo Mella, en la funeraria, Minou dejó salir de su interior palabras de agradecimiento por haber cuidado de ella y los otros cinco niños que dejaron huerfanos Las Mariposas.
Fue un momento solemne en el que ella manifestó que doña Dedé fue “incondicional, fajona y fajada” para con su familia.
“Cuando de la mañana a la noche de mortales garrotazos, tus tres hermanas fueron tres cuerpos quebrados de la vida y mudos en tus propias narices, tú fuiste la que se aseguró de que no fueran tres pasados Parnunca”, dijo. Siguió diciendo: “Tú fuiste mamá, aquella vez la más valiente, la más desesperada, la única loca en un país enfermo de exceso de cordura o muerto de miedo.
Tú fuiste mamá con ese asesino, asesinos, asesinos; ustedes la mataron, la que destrenzó para siempre y de raíz, la historia de servidumbre de una tierra esclava de su propuo terror”... Mientras, su hijo Jaime David Fernández Mirabal permanecía sentado en un sillón, con la mirada fija hacia la nada, triste y acongojado.